HIRUGARREN BELARRIA III

Hirugarren Belarria (Los sonidos de la guerra)
10-11-12 septiembre de 2013
DONOSTIA-SAN SEBASTIÁN (Gipuzkoa)
hirugarrenbelarria.audio-lab.org
Programa en PDF

La cohesión social a la que inducen tanto la música como el sonido, el interés por la ritualidad pública y sus mutaciones, las consecuencias que el desarrollo tecnológico ha acarreado en la percepción, son temas a los que recurrimos una y otra vez en el curso de este seminario sin fin. La insistencia en el análisis de estos debates, y su actualización en el contexto del proyecto “Tratado de Paz” que con motivo del bicentenario del incendio de Donostia-San Sebastián se está llevando a cabo en diversas localizaciones, nos llevan en esta edición de Hirugarren Belarria a tratar la cuestión militar en toda su complejidad y violencia sonora.

Aunque nada parece en ocasiones más lejos de la violencia que los afectos propios del refinamiento musical, es evidente que la mística bélica ha sido, y es, inseparable de las proclamas, himnos y aclamaciones orientadas a insuflar pasión en aquellos que luchan. La música afecta a los cuerpos, los emplaza a la marcha y de alguna forma simula la propia acción guerrera. No es extraño, por lo tanto, pensar que en muchas academias militares la música fuera justamente parte del currículum, junto a materias como la esgrima o la equitación.
Es esta subordinación del cuerpo a la función, la que tanto enfureció a Simone Weil en sus críticas a las guerras revolucionarias. En un texto escrito en 1933, pocos años antes de partir al frente aragonés para luchar junto a la Columna Durruti, Weil llega a considerar la guerra como una prolongación de los sistemas productivos industriales, siendo incapaz, por lo tanto, de generar ni de sostener ningún proceso revolucionario beneficioso para las clases populares, debido a la obediencia ciega que implica. De forma un tanto resumida, digamos que esta capacidad conductora de la música (eso que un día Gilles Deleuze definía como su potencialidad fascista) no es otra cosa que su genio para someter el cuerpo a un orden que busca causar ciertos efectos; independientemente de su naturaleza ideológica, y de la gimnástica que ésta precise (desfile, manifestación, flashmob o ejercicios atléticos).

Se mire como se mire, es difícil separar el imaginario de la escucha y la guerra. La identificación emotiva para con los distintos estilos musicales que el espíritu moderno ha desarrollado (folk, pop, rock…), parece inspirarse en una cierta pertenencia a distintos “bandos”. No olvidemos que para los nacionalismos europeos configurados en el siglo XIX, fuertemente influenciados por las ideas románticas, la música encarnaba más que ningún otro arte, el espíritu de la nación. Al mismo tiempo, en las clases populares, estos desarrollos iban tomando nuevas formas. Tradiciones modernas transmitidas a través de cancioneros, en ediciones impresas, pero también oralmente, siendo cantadas en las tascas, en las calles y en los cafés. Así, la llegada de la modernidad agudizó las tensiones entre la música como representación del Poder y la música como sentir popular.

En julio de 1813 Beethoven iniciaba la partitura titulada Sinfonía de batalla sobre la victoria de Wellington en Vitoria, una pieza clave para situar su música en la época y evaluar sus efectos. La primera parte de la sinfonía imita la batalla contraponiendo canciones populares de los dos bandos enfrentados. Pero no podemos olvidar que en esta obra Beethoven colaboró estrechamente con un peculiar personaje llamado Johann Nepomuk Maezel, ingeniero austríaco al que se le atribuyen inventos tales como el metrónomo, los audífonos o el Panarmonicón, una especie de teclado mecánico capaz de reproducir los sonidos de toda una orquesta militar, incluyendo cañonazos y disparos. La historia del diseño sonoro establece aquí otra de sus piedras angulares: los sintetizadores y los efectos especiales en los que tanto se esmera la industria del entretenimiento, y por consiguiente la infinidad de aplicaciones sonoras que se utilizan en el campo de batalla después de la Segunda Guerra mundial (los LARD o agresivos altavoces utilizados para espantar a las masas, así como los contemporáneos y no menos ruidosos Drones).

Reivindicar la escucha y una forma sonora del saber, pensar que a través de ellas podemos agudizar el análisis crítico, exige atenuar en parte, la inocencia auditiva. La multiplicación de las tecnologías reproductivas ha creado un nuevo paisaje sonoro que nos ha dejado sordos y mudos en más de un sentido, sin herramientas para entender los artificios ideológicos que se nos presentan delante de nuestros oídos y con los que tratamos diariamente. De ahí la importancia de comprender los juegos, ritmos y acentos de la música y el lenguaje. Pues tan solo desde ese lugar se podrá escuchar con acierto aquello invisible, que corre por encima y por debajo de ellas.

PROGRAMA

Martes 10 de septiembre / ARTELEKU
17:00 Presentación de las jornadas
17:30 Conferencia / Peter CusackSonidos de lugares peligrosos
19:00 Conferencia / Joe BanksRorscharch Audio

Miercoles 11 de septiembre / ARTELEKU
18:00 Conferencia / Alku: Less Lethal vol 2
19:00 Conferencia / Eduardo Gil BeraLa diosa de la guerra en la épica griega

Jueves 12 de septiembre / Bajos de la BIBLIOTECA MUNICIPAL
18:00 Conferencia / Karlos Sanchez Ekiza“Era vibrante como el grito de las Walkirias”: La Ezpata-dantza de la ópera Amaya.
19:00 Concierto / KhantoriaLas huellas de Bereterretche
20:00 Coloquio / Ander BerrojalbizEl arte consiste en ocultar el artificio

 

El Mundo de los Sonidos Ocultos

Este proyecto busca retomar el concepto básico del trabajo de Whetham: recuperar los sonidos que ignoramos por múltiples razones. Estos sonidos cuando han sido apartados del objeto de acción que los produce, se convierten en sonidos abstractos y detonan diversidad de memorias y sentimientos personales, que nos dicen mucho más sobre el paisaje y la arquitectura que nos rodea.

En los talleres creativos, se crean y utilizan diferentes tipos de micrófonos, con los cuales los participantes podrán escuchar los sonidos que están presenten todo el tiempo, pero que no se pueden oír si realmente no se pueden amplificar.

Es un proyecto de Simon Whetham en colaboración con RED Artes Visuales de Medellin y Casa Tres Patios.

+Información:
http://elmundodesonidosocultos.tumblr.com/
http://redartesvisualesmedellin.wordpress.com/

The Symposium on Acoustic Ecology [LEA exprés]
acousticecology.org.uk
http://acousticecology.org.uk/

Aire : abierta la convocatoria de sonidos para la construcción de una pieza colaborativa para el ZeppelinComprimit2013

La Orquesta del Caos anima a todos los músicos, artistas sonoros y personas interesadas en la creación sonora que lo deseen, a enviar sonidos para la construcción automática de una pieza acusmática. Cada participante podrá enviar todos los archivos que desee siempre que respeten las siguientes indicaciones :

-Serán de dos pistas en formato WAV, a 24 bit de resolución y 48 kHz de frecuencia de muestreo

-Deberán contener un único sonido generado por medio de cualquier técnica de proceso a partir de algún sonido o grupo de sonidos disponible en :

Sonidos

La duración mínima será de 100 milisegundos y la máxima, de 25 segundos

La subida de cada archivo sonoro irá acompañada de la información siguiente :

-el nombre del sonido

-el nombre del autor

-el correo electrónico del autor

-el nombre de los sonidos empleados en la contrucción del suyo

-breve biografía del autor

-una imagen. Máximo tamaño : 1 Mbyte

Los archivos así generados, y la documentación correspondiente serán subidos a través de :

Formulario de subida de sonidos y entrada de datos

antes del 23 de Noviembre de 2013, de manera que puedan ser empleados por otros participantes en la generación de sus sonidos. Por ello, los participantes, por el solo hecho de subir los sonidos en esta página, aceptan su transformación, así como su empleo en la pieza Aire, que será presentada públicamente en el entorno octofónico instalado en el Mirador del CCCB durante ZeppelinComprimit2013, el dia 29 de Noviembre de 2013, a las 9 de la noche.

Los nueve primeros sonidos propuestos por Orquestra del Caos para la descarga serán grabaciones del sonido del aire en diversas condiciones ambientales y sin ningún tipo de procesado electró.

La construcción de la pieza tendrá lugar como sigue : una aplicación especialmente escrita para la ocasión, siguiendo el orden estricto de llegada al servidor, asigna un archivo estereofónico a las parejas de altavoces que van quedando libres al finalizar el sonido que previamente tenían asignado. Los nombres de los sonidos y el de los autores, así como de las imágenes asociadas serán proyectados simultáneamente a la reproducción de cada sonido.

La pieza así generada será subida a :

Aire 

el día 30 de Noviembre de 2013

alanlomax_wide-b37ade605be2a8ec967fe64dcd2f684fcb4e53e4-s6-c30

Association for Cultural Equity
http://research.culturalequity.org/home-audio.jsp

MiguelAlonso-Cuestionario

Yo quería una vida sencilla: un trabajo estándar, una familia y una casa con gnomos en el jardín. Pero no. Me dio por estudiar antropología y por hacer música. Iba bien encaminado hasta que, a finales del siglo XX, hice un par de cursos sobre etnomusicología y música experimental que acabaron de estropearlo todo. Ahora me dedico a observar y reflexionar sobre la relación entre sociabilidad, producción y percepción sonora, si es que eso tiene algún sentido. También hago música, aunque últimamente, con tanto cambio de domicilio, me resulta complicado unirme a proyectos de larga duración. Evidentemente no genero ninguna clase de beneficio económico, es más, estoy en contra de cualquier clase de beneficio económico, por lo que, a ojos empresariales, debo de ser un caso perdido.

Nací en Barcelona de padre gallego y madre andaluza, pero a la tierna edad de 3 años nos mudamos a Galicia, donde crecí y adolecí. Cuando me preguntan de dónde soy me ponen en un compromiso, aunque para tocar las narices siempre digo que soy galaico-catalán de matriz andaluza. A decir verdad yo me siento de mi casa y quizá de algún bar que ya no existe.

+información:

www.frecuencias.org
mglon.bandcamp.com
http://independent.academia.edu/MiguelAlonsoCambr%C3%B3n

1) ¿Cuales son tus lugares preferidos para realizar grabaciones de campo?

Pues más que lugares me fijo en situaciones. A veces es un sonido lo que me llama a sacar la grabadora, otras un comentario o incluso una lectura previa. Como lo que me interesa es la relación entre sonido y sociedad (en el sentido más amplio posible del término), habitualmente grabo espacios en los que las interacciones tienen presencia sonora. Más que grabar me gusta describir y documentar en texto, anotar mis impresiones de espacios o situaciones para después dar rienda suelta a mi imaginación teórica y analítica. En cualquier caso, los espacios que me parecen más interesantes son los “centros históricos” de las ciudades.

2) ¿Puedes describir, dentro de lo posible uno de tus paisajes sonoros favoritos?

Ocurrió en Tarragona. Una madrugada apacible después de una noche calurosa del agosto mediterráneo, cuando todo el mundo se fue para casa a dormir la mona y yo todavía no tenía sueño. Fui bordeando el casco antiguo por la muralla de Sant Antoni hasta que el sonido de una guitarra me llevó al pié del mirador. Allí dos chicas se turnaban una guitarra. Me senté a escucharlas hasta que se fueron. Lo que quedó después de su partida fue una de las composiciones más bonitas que he oído: la ciudad despertando.

3) ¿Hay algún sonido o conjunto de sonidos que te resulten especialmente atractivos?

Muchos. La voz cascada de una persona mayor. El motor de un coche cuando pasas de tercera a segunda para decelerar. La carga de los juegos de spectrum. El polvo y las rascaduras de los discos de pizarra. Las neveras viejas. La banda sonora del primer Monkey Island. El afilador de cuchillos. No acabaría nunca.

4) ¿Qué equipo (grabadora, micrófonos, accesorios…) utilizas para realizar tus grabaciones de campo?

Pues he pasado por unos cuantos formatos. Empecé con una grabadora de mini-cassette, luego me pasé al cassette normal, después al mini-disc y por último al digital. Ahora uso una H4 de Zoom que, aunque un poco lenta, es la mar de cómoda. Pero ya está cascada y empieza a aportar información propia, por lo que estoy pensando en pillarme otra en cuanto pueda. Y la verdad es que estoy bastante perdido, pues el mercado tecnológico ha crecido tanto que me da una pereza espantosa siquiera planteármelo.

5) ¿Qué equipo y software utilizas en tu estudio para editar los audios de tus grabaciones?

Hasta hace unos años tenía una tarjeta ISIS de Guillemot, pero como no iba muy bien empecé a explorar otros sistemas operativos y el software de cada uno. Ahora oscilo entre Mac y Ubuntu Studio. En cuanto a software, al cambiarme de SO sentí mucho la pérdida del SoundForge (aunque desde que Sony compró Sonic Foundry (creo recordar que en la versión 5.0 del SoundForge) la usabilidad desmejoró con mucho. Y entonces descubrí el Audacity y ahí me he quedado desde entonces.

6) ¿Utilizas tus grabaciones de campo para realizar composiciones sonoras y/o musicales?.

Si, pero no tanto como al principio.

¿Puedes explicar brevemente como lo haces?

Cuando empezaba a trastear con aparatos tendía más a la secuenciación de ritmos y armonías pero luego me aburrí de tanto encorsetamiento y volví interesarme por la instrumentación clásica. Ahí tuve un momento de combinar instrumentos y aparatos con grabaciones de campo. Ahora ya no demasiado. En cualquier caso, en toda grabación puede surgir un pasaje, una situación sonora que te lleve a una frase, melodía o armonía. En este sentido me gusta mucho trabajar con el subconsciente y la escucha automática: lo que entra por los oídos acaba saliendo por los dedos.

7) ¿Qué proyectos personales o en colaboración tienes que estén relacionados con la fonografía?

Desde el fracaso de Ciudad Sonora no he vuelto a participar de ningún grupo de investigación específicamente sobre lo sonoro. Si que he ido picando de aquí y allí pero fundamentalmente han sido aportaciones personales a proyectos en marcha o ex profeso. He intentado en alguna ocasión reunir a gente interesada para montar algo duradero, pero todos estamos tan ocupados con nuestros proyectos personales que falta tiempo para juntarnos y montar algo. Además está el formato. No puedes montar algo así sin pensar en la representación y en la puesta en escena: que si un seminario o no, mejor un grupo de debate, que si una serie de protocolos y rituales pseudo-académicos, alguien que modere y luego, claro, ante tanto despliegue mediático siempre hay que lidiar con los egos. Una gaita, más cuando lo que a uno le interesa no es trascender sino hablar de igual a igual para llegar a algún lugar común. Es una realidad bastante descorazonadora, pero no descarto seguir intentándolo. Por otro lado, con este álbum, he querido empezar una serie (a la que he llamado Base de datos sociofónicos, o Sociophonic Database) en donde tengo intención de ir publicando mis reflexiones y avances en cuanto a mi visión personal de la disciplina socioacústica.

8) ¿Tienes algún comentario que quieras añadir?

Si, que muchas gracias al equipo de La Escucha Atenta por la publicación, a todos los que salen en los agradecimientos del álbum y a mis allegados y amigos por aguantarme el rollo tantos años.

w3mr2n0tr-LO_LDvN7WCwzl72eJkfbmt4t8yenImKBVaiQDB_Rd1H6kmuBWtceBJ

http://www.scoop.it/t/ecoutes

A %d blogueros les gusta esto: